viernes, 8 de mayo de 2015

Promover no votar es promover en contra nuestra

 
 
Promover no votar es promover en contra nuestra
 
 
Por allí, algunas personas y grupos están promoviendo no votar en las próximas elecciones, lo que para muchos otros es un error, un gravísimo error si acaso queremos detener la corrupción y la política que daña al país.
            La realidad es que no votar implica que así actúen quienes comulgan con la idea de boicotear al sistema de este modo, quienes piensan como Javier Sicilia que “votar es sentarse con corruptos y tramposos a la mesa”, lo cual es verdad, sin embargo, hemos estado sentados a la mesa con corruptos y tramposos desde hace décadas, desde el momento en que permitimos la primera corrupción al quedarnos callados, al no denunciarla, al no oponernos a que la llevaran a cabo, al permitirles seguir en sus cargos públicos.
            Es decir, nosotros somos parte de lo mismo al permitir elecciones tramposas como han sido, por lo tanto, nosotros mismos somos los que tenemos que modificar la situación, si nosotros les hemos permitido estar en el poder, nosotros tenemos que quitarlos, si nosotros hemos dado legalidad a sus elecciones tramposas al no oponernos en mayoría a ellas, nosotros debemos modificar la forma de llevar a cabo las elecciones, para lo que sólo hay dos vías: la pacífica o la armada que no queremos.
            La vía pacífica implica que todos votemos, que promovamos el voto, pero también que cuidemos las casillas, que denunciemos la compra de votos y cualquier anomalía que observemos, que denunciemos la propaganda que sale de lo legal, que no nos dejemos intimidar por quienes buscan imponer la compra o sus declaraciones autoritarias, que expulsemos el miedo. No pueden imponerte votar por quien tú no quieres.
            Por otro lado, promover el no voto es una falacia, pues ellos están en el poder, para ellos es más conveniente que no votes, de ese modo dan por legales las elecciones aunque tú las boicotees, aunque cierres el lugar donde se celebren, ellos, los que tienen el poder, las van a legalizar en otro lado, simplemente “autorizarán” el cambio y luego dirán que nadie votó y este número “0” va a jugar a favor de ellos, o dirán que votaron a favor de los partidos de ellos. Obviamente, votarán ellos y su gente por sus partidos, lo que, en una ecuación simple, da por resultado la victoria para ellos, porque faltará tu voto. Simple. Ellos lo harán legal y, entonces, quien pierde es el pueblo, la ciudadanía.
            Ahora bien, imagina que en tu ciudad se llegara a lograr que nadie votara y se anularan las elecciones, ¿cuál sería el resultado?, que se quedaran los mismos porque qué otra cosa podría suceder. Ellos, que tienen la “autoridad” (porque nosotros se la hemos dado), se mantendrían allí, los mismos, o ¿a poco crees que se van a ir sólo porque tú no votaste? No, no hay forma. Ellos inventarán cualquier cosa para quedarse.
            Promover el no voto es como promover a esos que tú ya no quieres en el poder; con el no voto, ellos hacen chuza, o, como en el juego de billar, el no voto es una bola que al chocar con otra hace que ésta golpee a una más haciéndola introducirse en la tronera, es decir que al no votar se está echando a andar un mecanismo que juega a favor de ellos, no al nuestro, o, dicho de otro modo, al no votar los estamos dejando jugar solos en un tablero donde nosotros lamentablemente también somos jugadores y debemos participar.
            Hagámoslo y hagámoslo bien.
.
 

miércoles, 5 de noviembre de 2014

De Perú, Gloria Dávila: BACANAL EN AUTOPSIA A los jóvenes futuros maestros, desaparecidos en México

BACANAL EN AUTOPSIA
A los jóvenes futuros maestros, desaparecidos en México

Esta mañana...
no tengo más ganas de morir
porque piedra del hielo frío quiero ser
perfume atezado sin un DIOS mirándome.


Esta mañana…
Cada tristeza mía deja de existir
Mi pálpito ha quebrado el ojo de su faz
Mi último aliento es bolsa de jebe en autopsia.
Esta mañana…
De panes mi garganta es amargura blanca
cuchara de hiel
y
el café me sabe amargo a poco o a nada.

Ahí van mis gentes y mis restos
sin conciencia
hartos de mi ausente nombre
y es que mis fauces
gritando en cadenas
no son más un llanto en huecas sonajas

Gotas gruesas van ahora
surcando la orilla de tu ágape
que a mi puerto no ancla más
y no le son ausentes
esta mañana mi búho
ha cantado un sonata
para mi partida sin retorno
porque soy lodo sin aliento en autopsia bacanal.

© Gloria Dávila Espinoza

En México, nos faltan 43

Vivos se los llevaron. Vivos los queremos.

Amemos a México hoy más que nunca, con todas nuestras fuerzas, con todas nuestras ganas, con todo nuestro ser, con toda la incondicionalidad y expulsemos así ese mal que lo habita. Cristina de la Concha


martes, 28 de octubre de 2014

ESTERTOR DE PIEDRAS, VIENTO Y MAGUEY A Cristina de la Concha y su obra de arte México se pinta solo

ESTERTOR DE PIEDRAS, VIENTO Y MAGUEY
A Cristina de la Concha y su obra de arte México se pinta solo.


 
    

Sangre  muerte y dolor
hasta el hartazgo
es inconcebible
es estertor en la piel del elote naciente
boca inmisericorde
arpón que escribe tu historia en catalasa
pies descalzos en rutas repletas de fuego                                             
manifiesto de piedras y ruinas
vestigios y  ritual de la luz
México te sostengo en mis manos
y bebo el eco de tu perla escondida
y en el mar de aromas
donde apenas eres un pececillo
pronto a morir
paz es vid ausente
lagrimales en ojos de rabia
caimanes en ceremonia
cornucopio vacuo
remilgos en hojas
plumas del rojo corazón
algodonera en llanto
de aves y serpientes
agua del desierto que
sucumbe al maguey bendito
meciéndose en sombreros
y en danza de derviches circenses
y falanges clamando
en lámparas y genios
y telares de águilas y potrillos
hilando historias de mujeres
que en templos son exhibidas
al mejor postor
a ver si la hamaca de fuego
se escribiese en tus manos lápices
y la noche se escurra entre las piedras
antes del grito en caños ancianos


 


 


© Gloria Dávila Espinoza México, D.F., agosto 5 de 2014.

domingo, 5 de octubre de 2014

Del nuevo sol seamos valvas… Cristina de la Concha

Como ostras y conchas
que benevolentes
hacen suyo el mal
para volverlo un bien
y en perlas calcifican
parásitos entes
que a sus entrañas se atreven,
sea este México ahora
este México que hoy hondo entristece
 
iridiscente sea nuestra luz
nuestra risa náhuatl
o purépecha
nuestra música
y oremos en hñahñú
para su acústica cimbrar
y, como el nácar,
envuelva
en una capa y otra
las muertes y sus verdugos
los mercenarios y sus yerbas
alucinógenos
y abarrote
de párvulos a la alza
elevemos nuestra sustancia en espiral
cual almeja de simetría perfecta
con los hilos que bordan nuestras mujeres
y los zenzontles
y los enlarvados magueyales
y los guijarros en los ríos
y Popocatépetl
y Xilonen
enrollemos hacia el cosmos
con el gran Quetzalcóatl en la casa de madera
y el ojo que mira desde el acantilado
y los rostros de Huapalcalco
con huitlacoche
y el jehuite
y los sabedores toltecas
y “la dama de los verdes campos”
-Xiutlaltzin-   
y las piedras que se alzan al sol
los tlacuilos
y el Azul Maya
-que somos riqueza, no olvidemos,
riqueza de tanta cultura-,
sean nuestros tejidos,
y el mestizaje de paladar exquisito,
y Mayahuel entre las pencas,
y el picor de nuestros chiles,
el nácar que segregue
esta tierra mexica de su vientre
y con él cubra
los males que la habitan
y de ellos procree
las perlas platinadas,
Del nuevo sol
seamos valvas…

 


Cristina de la Concha

miércoles, 28 de mayo de 2014

Xiuhtlaltzin, ¿sacerdotisa asesinada por oponerse al sistema?


Xiuhtlaltzin, ¿sacerdotisa asesinada por oponerse al sistema?

Unas flores para Xiuhtlaltzin

Cristina de la Concha

 

Se cuentan muchas leyendas en Huapalcalco, entre ellas las de Xiutzaltzin o Xiuhtlaltzin, de quien unos dicen que fue reina, otros, que no lo fue, sino sacerdotisa.

          Una leyenda es que esta mujer desapareció simplemente pero con la promesa de regresar, que se fue entre las piedras, otra, que se negó a ocupar el trono de Mitl, su esposo, al morir éste, y que después desapareció, lo que hace pensar que huyó de algún cambio en la política de su marido muerto, cambio con el que ella no estuvo de acuerdo.

          Calvijero[1] narra que Xiuhtlaltzin gobernó por cuatro años a la muerte de Mitl, en 979, aunque otros la ubican en 1038 d.C.[2], este último dato añade que “dama de los verdes campos” es el significado de su nombre[3]. Aurora Tovar Ramírez refiere[4]: mujer que no tenia linaje alguno pero que era muy conocida por su sabiduría. Y todos coinciden en que habitaba en Tula, sin embargo, la leyenda que se alude aquí es de Huapalcalco, no tenemos otra noticia de su ubicación.

 

En El Sol de México, hallé esta nota de 2008[5]:

Carlos María de Bustamante en su Cuadro Histórico describe los funerales: "Concluidos los honores funerales, para enjugar las lágrimas de la reina viuda Xiuhtlaltzin, pasó toda la nobleza a darle el pésame y suplicando al mismo tiempo continuase en el mando toda llena de la autoridad que tuvo su esposo. (...) Las amables prendas y elevado talento muy superior a la generalidad", era bien notorio para sus súbditos que habían sido puntales testigos de que "había cargado a medias con su esposo la pesada tarea de gobernar con igual celo, dedicación y amor".

"Todo esto les mitigaba la pena que les inflingía la sensible pérdida del sabio monarca, y aseguraban su felicidad elevando al trono a aquella heroína, en quien estaba retratada la imagen de su esposo, siendo una misma la grandeza de su alma, la verticalidad y prudencia del gobierno y el amor para todos los pueblos".

Así, Xiuhtaltzin se convirtió en la primera reina del pueblo tolteca, gobernándolo durante quince años hasta su fallecimiento en 1040 de nuestra era. Sus exequias se celebraron fastuosamente y "todos sus vasallos gimieron de dolor por varias semanas", elevando al trono a su hijo Tepancaltzin.
 

Sandra Sabanero novela la historia de Xiuhtlatzin en La primera reina tolteca[6], donde la escritora mexicana -radicada en Alemania- “narra el sentir de Xiuhtlatzin, alguien que no teme ser como es y se muestra auténtica, plena, majestuosa (…) y cómo Xiuhtlatzin descubre que lo importante no es entender el mundo exterior, sino también el interior, donde los dioses se manifiestan iluminándola a fin de que aprenda día tras día el valor de las personas y, sobre todo, el lugar que ocupa como mujer tolteca”. Aquí vemos que se omite la segunda consonante “l”, ignoramos si es un error o es el nombre que la autora le da.

Respecto a la leyenda, parece ser que, hoy día, algunos han creído que al hacer referencia a su partida “entre las piedras”, entonces, hay un portal “energético” en el lugar.

Hace no mucho, llegó a mis oídos, por azares del destino, un trozo de esa leyenda que relata que un hombre la llevó forcejeando y a golpes a la cima del cerro de La Mesa, en Huapalcalco, la arrastró hasta el borde del precipicio con amenazas para obligarla a aceptar una nueva ley, a lo que ella se negó. Entonces, él la lanzó al vacío. Al caer, se atoró entre las piedras del acantilado. El hombre bajó por el despeñadero y con una enorme piedra golpeó su cabeza y el cuerpo todavía con vida hasta sumirlos entre las rocas para que no asomara seña alguna, ocultando así su muerte. Infiero que de ahí se desprende el mito de que se había ido “entre las piedras”.

Por esta razón, quise ir al lugar donde Xiuhtlaltzin cayó y, con el respeto que le tengo a Huapalcalco y a quienes allí habitaron, llevar flores y simbólicamente darle sepultura. Así, acompañada por el poeta Ricardo Luqueño, me dirigí a la zona arqueológica el pasado 11 de mayo, con flores amarillas e incienso para esta mujer que ignoramos en realidad quién era, si la reina o la sacerdotisa o cualquier otra mujer que fue lanzada del cerro y encontró una trágica muerte entre las piedras de Huapalcalco a manos de intereses malévolos y que se convirtió en leyenda.

Y, como si nos hubiera estado esperando, justamente ahí, en ese punto, unas piedras formaban una especie de nicho donde colocar los ramos.